5 “superalimentos” olvidados

superalimentos olvidados

Los días de gloria de los humildes pomelos alcanzaron su tope en 1976. La persona promedio comió casi 12 kilos de esa fruta durante ese año, según reportes. Claro, son bastante fuertes, pero 12 kilos de pomelo es mucha cantidad para consumir en 365 días. Ahora, volviendo a la actualidad, ¿cuántos kilos de la fruta has consumido este año? Si eres como la persona promedio apenas has comido más de dos kilos. Probablemente esto se deba a que este alimento quema grasas ha sido eclipsado por otros alimentos más nuevos y difíciles de pronunciar como el amaranto, el sorgo, el kimchi y la quinua.

Y el pomelo no es el único superalimento olvidado. Aparte del pomelo te traemos otros superalimentos olvidados que todavía se merecen cariño y ser consumidos. Además, es probable que ya te gusten estos alimentos y que sólo necesites un pequeño recordatorio. Es como cuando encuentras una camiseta que solías amar toda arrugada en el fondo de tu armario.

Bayas

A veces las frutas consiguen una mala reputación por tener una buena cantidad de azúcar, pero a menos que estés siguiendo una dieta específica o seas un entusiasta del fitness extremo que busca perder peso, las frutas deben tener un lugar en tu dieta. Fresas, arándanos, etc., son algunas de las mejores fuentes de hidrato de carbono y nutrientes entre las frutas. Son ricas en vitaminas y minerales, e investigaciones han encontrado que las bayas incluso son capaces de convertir grasa blanca en grasa para quemar. Los arándanos, por su parte, tienen altos niveles de antioxidantes, que ayudan a combatir los radicales, frenar el envejecimiento y reducir el riesgo de contraer cáncer; y las bayas son ricas en fibra, por lo que te estás poniendo en forma naturalmente. Añade ambos frutos a tu cereal de la mañana, yogur o smootie pre o post entrenamiento.

Bananas

Las bananas son increíblemente versátiles, portables y agradables al paladar –pero esa no debería ser la única razón para que las comas regularmente. El potasio en una banana mediana es de aproximadamente 400 mg, lo que ayuda a bajar la presión arterial y el riesgo a sufrir un accidente cerebrovascular; están cargadas de carbohidratos digeribles, que ayuda a alimentar a tu cuerpo en la vida cotidiana y entrenamientos difíciles; además de contener triptófano, un aminoácido que se conoce por aumentar tu estado de ánimo y proporcionar una mejor noche de sueño.

Almendras

Todo el bullicio generado alrededor de las almendras se ha calmado, pero estos frutos secos sin ricos en proteínas, fibra, vitamina E y grasas no saturadas. Algunos las evitan porque son altas en calorías, pero son un excelente alimento para proteger tu corazón, piel y sistema digestivo. Mantenlas en tu coche o en tu oficina para que siempre sean un aperitivo a mano. Lo que es más, la mantequilla de almendras es una alternativa muy rica a la mantequilla de maní; teniendo la misma cantidad de calorías por cucharada pero con más calcio y fibra. Utilízalas como un complemento en tu dieta, ya sea para alguna salsa para frutas o incluso de verduras.

Té verde

Frío o caliente, poquito o mucho, el té verde es una excelente adición a tu dieta diaria. Viene con sólo dos o tres calorías por copa pero cuenta con compuestos que combaten el cáncer, y puede aumentar significativamente el peso perdido si las combinas con ejercicio diario, de acuerdo a dos estudios realizados en la Universidad de Penn State. Un grupo de otras investigaciones ha encontrado que el té verde puede ayudar a combatir muchas más enfermedades, por lo que no esperes más y añade esta bebida a tu rutina.

Espinaca

¡Por algo la consumía Popeye! La col rizada y los brotes pueden haber eclipsado a la espina, pero este superalimento verde ha sido un elemento básico de las dietas por una razón (o varías, en realidad.) La espinaca está prácticamente libre de grasa, azúcar y colesterol y se carga con fibra, calcio y caroteno beta, un nutriente vital para la salud del sistema inmunológico y la buena visión. Una taza tiene sólo siete calorías y un amplio grupo de vitaminas, minerales y fitonutrientes. Nota: es más nutritiva cruda, pero si prefieres el sabor cocinada está bien igual.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here